Follow by Email

viernes, 12 de mayo de 2017

El niño y el anciano

Se conocieron una tarde de verano.Martín fue a pasar sus vacaciones a Mar del Plata y al concurrir a la playa , un anciano miraba el mar , sus ojos se llenaban de lágrimas al contemplarlo , entonces Martín le preguntó porque lloraba, el anciano se dió vuelta para ver quién le hablaba y al ver al niño su rostro se tornó pálido y sus piernas empezaron a tambalear. La madre de Martín , quién se encontraba junto al niño , ayudó al anciano y lo llevó a su casa , el hombre agradeció a la mujer y al volver a mirar a Martín no podía creer que aquel pequeño fuese tan parecido a su nieto ,que había muerto ahogado dos veranos atrás.
  Braulio ( así se llamaba el anciano ) les contó a los padres del niño ,  el gran dolor por la pérdida de su nieto y les pidió si podía visitarlos un ratito cada día para ver a Martín , los padres aceptaron y cada tarde el anciano y el niño pasaban momentos amenos , jugando ,practicando boxeo o simplemente mirando juntos el mar.
  Pero el verano terminaba y Martín y su familia debían volver a Buenos Aires , para el anciano sería un golpe duro , dado que tendría que separarse del niño.
  Los padres de Martín lo pensaron bien y de común acuerdo decidieron que Braulio sería el mejor abuelo para Martín , ya que el niño carecía de esa imágen , tanto el padre como la madre de Martín no tenían padres y el niño había crecido sin ese amor entrañable.
  Esta noticia alegró sobremanera a Martín y a Braulio. Ahora ya nadie podría separarlos y para el anciano llegarían días de verdadera felicidad , acompañado de su nueva familia.


lunes, 8 de mayo de 2017

Las dos hermanas

Eran inseparables. Luego de la muerte de sus padres habían quedado desamparadas y fueron a vivir a la casa de su tía Amelia, allí pasaron los peores momentos de su vida,ésta las trataba como si ambas fuesen sus sirvientas, en lugar de prodigarles amor y cuidados, las hacía trabajar de manera despiadada.
  Pero se tenían una a la otra y eso les alcanzaba para sobrellevar la dureza y los malos tratos.
  Las hermanas; luego de que su tía falleciera, fueron echadas a la calle por la hija de ésta, desalojándolas y sin importarle la suerte que podían correr.
  Regresaron a su humilde casa, pero la misma estaba ocupada por unos parientes lejanos. Sin un peso y despojados de lo que les pertenecía, fueron a trabajar al campo de un antiguo amigo de su padre, por fín, alguien las recibía amablemente, y por primera vez la felicidad se asomaba a la vida de las dos muchachas.
  Una tarde, el amigo de su padre, las invitó a cabalgar, ambas habían estado aprendiendo a montar a caballo, así que aceptaron gustosas. Pero la hermana más chica, tomó por equivocación un caballo que no estaba preparado para ser montado y fue despedida violentamente por el mismo.
  Su hermana mayor pasó día y noche cuidándola, sin separarse ni un instante de su lado. Los médicos no daban esperanzas sobre su recuperación.Este hecho trastornó el carácter de la muchacha y su hermana no sabía como hacer para que vuelva a sonreír.
  Una mañana, al entrar a su cuarto,  la encontró dibujando,  sus ojos  poseían una chispa de felicidad , su mirada tenía un brillo que iluminaba su rostro. Sus ilustraciones empezaron a ser difundidas ,transformándose en una notable ilustradora. Al fín su hermana del alma, habiá encontrado un motivo para seguir viviendo, pese a que sus piernas nunca más volverían a tener movilidad.


lunes, 1 de mayo de 2017

El sueño de Pedrito

Pedrito contaba las escasas monedas que tenía;su sueño era comprar un perrito.Cada vez que pasaba por aquella vidriera el animalito lo miraba saltando,deseoso de que ese pequeño se transformara en su nuevo dueño.
  Un día llegó con su monopatín,ilusionado en que con su venta le alcanzaría para comprar a la mascota,pero allí le dijeron que con esas monedas solo podría comprar unos pocos caramelos y que su monopatín ya estaba viejo y no valdría mucho...
 Anduvo caminando y en una de esas calles encontró a un niño que miraba su monopatín,entonces él le preguntó cuanto le daría por el,el otro pequeño vestía pobres harapos,y,con lágrimas en los ojos le dijo que él no tenía plata para comprárselo,sin dudarlo le regaló a este su monopatín.
 Alguien que por allí pasaba miraba la escena y conmovido por la actitud del niño decidió seguirlo para saber donde vivía.Al otro día volvió al lugar donde vendían el perrito y lo compró.A la tarde cuando el niño llegó a su casa se encontró con la grata sorpresa de que el animalito estaba allí,saltándole muy felíz.Su madre le explicó lo sucedido,un hombre anónimo trajo al perrito y que tan solo le dijo...
 -Tiene mucha suerte señora,su hijo es un niño de muy nobles sentimientos...-
 Pedrito ahora entendía que había hecho felíz a un niño y que alguien,sin conocerlo,tal vez,había decidido premiarlo por eso...aunque él sabía que las buenas acciones no necesitan premios...tan solo son dictadas por el corazón.
                              Ilustraciones:Frances Tirton Hunter

viernes, 28 de abril de 2017

"La mujer del bastón blanco..."

 Era una mañana fría;el viento soplaba de una manera inusitada.La mujer de cabellos rubios caminaba con su bastón blanco,despreocupada de las inclemencias del tiempo...yo estaba allí,parada,esperando el colectivo.Se acercó a mi´y una sensación indescriptible me sacudió.Era una mujer no vidente,su mirada era infinitamente serena,que transmitía tanta paz...
  Me sentí pequeña frente a su grandeza.Su alegría de vivir y esas ganas de no dejarse vencer...me conmovieron.Comprendí que en su oscuridad,ella podía ver la luz más allá de todo.Más allá de la misma tiniebla.