Follow by Email

lunes, 8 de mayo de 2017

Las dos hermanas

Eran inseparables. Luego de la muerte de sus padres habían quedado desamparadas y fueron a vivir a la casa de su tía Amelia, allí pasaron los peores momentos de su vida,ésta las trataba como si ambas fuesen sus sirvientas, en lugar de prodigarles amor y cuidados, las hacía trabajar de manera despiadada.
  Pero se tenían una a la otra y eso les alcanzaba para sobrellevar la dureza y los malos tratos.
  Las hermanas; luego de que su tía falleciera, fueron echadas a la calle por la hija de ésta, desalojándolas y sin importarle la suerte que podían correr.
  Regresaron a su humilde casa, pero la misma estaba ocupada por unos parientes lejanos. Sin un peso y despojados de lo que les pertenecía, fueron a trabajar al campo de un antiguo amigo de su padre, por fín, alguien las recibía amablemente, y por primera vez la felicidad se asomaba a la vida de las dos muchachas.
  Una tarde, el amigo de su padre, las invitó a cabalgar, ambas habían estado aprendiendo a montar a caballo, así que aceptaron gustosas. Pero la hermana más chica, tomó por equivocación un caballo que no estaba preparado para ser montado y fue despedida violentamente por el mismo.
  Su hermana mayor pasó día y noche cuidándola, sin separarse ni un instante de su lado. Los médicos no daban esperanzas sobre su recuperación.Este hecho trastornó el carácter de la muchacha y su hermana no sabía como hacer para que vuelva a sonreír.
  Una mañana, al entrar a su cuarto,  la encontró dibujando,  sus ojos  poseían una chispa de felicidad , su mirada tenía un brillo que iluminaba su rostro. Sus ilustraciones empezaron a ser difundidas ,transformándose en una notable ilustradora. Al fín su hermana del alma, habiá encontrado un motivo para seguir viviendo, pese a que sus piernas nunca más volverían a tener movilidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario